Los Derechos Humanos en el Putumayo – Ensayos de nuestros docentes

UNA UTOPIA, SE CUMPLEN LOS DERECHOS HUMANOS EN COLOMBIA Y EN EL DEPARTAMENTO DEL PUTUMAYO?

En Colombia desde hace varios años se ha visto un crecimiento alarmante de la vulneración de los derechos humanos sociales, económicos y culturales que a la vez se desprenden en los individuales y colectivos que independientemente denigran de la dignidad humana. Cada día las personas tienen más dificultades de salud, vivienda, alimentación, educación, empleo y otros factores que jamás el gobierno actual, y los que vendrán acabaran, porque si nunca se termina el flagelo de la corrupción, las personas en el país tendrán menos y menos protección. Siempre se ha escuchado en los canales de comunicación como los programas radiales y televisivos el problema que empaña los recursos del país, temas sobre “la ruta del sol, el tema de ODEBRECH, el problema de REFICAR, el cartel de la toga, el cartel de la hemofilia y muchos más” que día a día empobrecen el país, otro factor aparte del anterior flagelo es el estatus QUO considerado como la inequidad social, económica y política del país; sin embargo lo más analógico y símil es, qué tiene que ver esto con los derechos humanos? La verdad es imperante la pregunta, y su respuesta aún más, el termino corrupción lo define la (Real Academia de la Lengua) RAE “es la práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de las organizaciones, especialmente las públicas, en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores”. Lo definido anteriormente es un problema macro del porqué los derechos humanos en Colombia no se respetan y se incumplen cada día, los que sufrimos somos los que pertenecemos a esta nación porque lo poco que el gobierno invierte en los diferentes sectores públicos y en su ministerios va a parar en bolsillos de los máculos; un ejemplo latente fue el escándalo visto por millones y millones de coterráneos sobre el cartel de la contratación en Santa Fe de Bogotá y su pionero el exalcalde Samuel Moreno condenado a 39 años de prisión por la celebración indebida de contratos, peculado por apropiación de la fase tres de Transmilenio donde dio un anticipo a los hermanos Nule por 85.000 mil millones; los santafereños esperaban una mejora en la movilidad en la Capital, es decir el derecho a una vida digna con condiciones favorables, sin embargo debido a las malas intenciones del político por adueñarse de una cifra abismal perjudica a toda una ciudad que tiene grandes dificultades de movimiento. Además la corrupción ha permeado todos los ámbitos y sectores de la sociedad en el nivel: educativo, político, religioso, de salud, deporte y recreación que en pocas palabras afectan la dignidad humana por eso la pobreza, la delincuencia, la prostitución, la falta de educación, los homicidios, los grupos ilegales, el consumo de drogas, el hurto calificado y agravado va en aumento día tras día, por la falta de inversión social, la falta de oportunidades a nivel educativo, y laboral va creciendo paulatinamente de forma permanente. Asimismo la política cada vez más sucia y las mismas familias y estirpes del territorio manejando los poderes legislativos, ejecutivos y judicial, sin conocer que lo que han hecho y logrado sigue disgustando al pueblo, porque cada día que pasa la nación está más sumergida a los altos costos de vida, la imposible consecución de empleo, el aumento desconsiderable y nefasto de los impuestos, los aumentos irrisorios de los combustibles y la tal famosa llamada reforma tributaria que supuestamente alivia el bolsillo de la clase media y pobre, pero que falacia ver que las familias del “status QUO”, solo piensen en ellos, mejorar su poder emancipador y adquisitivo para tener más dinero, tierra y sobre todo hegemonía. Debido a ese fenómeno genera inequidad, desigualdad y por supuesto irrespeta a la mayoría de colombianos en sus derechos humanos como el tener una alimentación digna, un empleo eficiente y justo, un salario íntegro y unas condiciones de vida fastas. No obstante la Organización de las Naciones Unidas ONU, define lo siguiente: “Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra condición. Entre los derechos humanos se incluyen el derecho a la vida y a la libertad; a no estar sometido ni a esclavitud ni a torturas; a la libertad de opinión y de expresión; a la educación y al trabajo, entre otros muchos. Estos derechos corresponden a todas las personas, sin discriminación alguna” Según la ONU los derechos más fundamentales y primordiales son el derecho a la vida y a la libertad, pero en Colombia en la actualidad estos dos son muy olvidados porque no existe las mínimas garantías de seguridad que sirvan para salvaguardar la integridad física de los individuos, se ha notado por el alto índice de homicidios perpetrados a líderes y lideresas más de 317 asesinatos en los últimos 15 meses en los Departamentos del Cauca, Putumayo, Chocó, Caquetá, Antioquia, Nariño por grupos al margen de la ley como el ELN, disidencias de las FARC y bandas criminales que no comportante la misma idiosincrasia y terminan por cegar la vida de individuos sociales que lo único que buscaban era: la protección de la tierra, el derecho de las comunidades indígenas, de los grupos AFROS, los derechos de los campesinos, el cumplimiento de los acuerdos de la paz y otros aspectos que son de vital importancia para una sociedad que los necesita. Uno de los últimos casos más preocupante fue el de la lideresa asesinada en quien respondía con el nombre de Yamile Guerra, la cual se dedicaba a proteger el Páramo de Saturban en Florida Blanca Santander, cuidar el medio ambiente, la flora y la fauna de ese hermosos lugar, sin embargo personas con otras tendencias de pensamiento o doctrinas para emanciparse acabaron con su vida. También se evidenciaba en esos mismos momentos el asesinato cruel del líder Arbey Ramón en la Montañita Caquetá. Asimismo la corrupción en muchas de esas zonas ha estado muy ligada con los derechos humanos en especial con el departamento del Putumayo. En los últimos años y en el actual se ha venido presentando la vulneración al derecho a una buena alimentación de los niños, niñas y adolescentes en las Instituciones urbanas y rurales del Departamento, porque se ha suspendido en más de una ocasión el suministro de alimentos y los niños de nuestra región han tenido que salir más temprano para sus hogares por la falta de comida, también algunos directivos docentes y docentes de las zonas han tenido que prever horarios flexibles para no vulnerar el derecho a una alimentación y sobre todo que rindan en el colegio, además con este problema patente de la alimentación escolar también se vulnera el derecho a la educación, ¿por qué?, porque con hambre nadie aprende, es decir un niño que no ha tomado por lo mínimo “aguadepanela, café, tinto” en su casa y en la escuela no se le brinda algo de alimento, el niño no asiste, el estudiante no va al colegio y al no ir, al adolescente se le vulnera el derecho fundamental y por ende a una educación de calidad. Tomando relevancia también en el Putumayo se han venido presentando asesinatos de líderes sociales y comunitarios en el bajo y medio por grupos ilegales de la zona que van ampliando su poder de recuperar territorio, intimidando a la comunidades con miedo y zozobra de forma hostil y beligerante la cual causa temor en las colectividades y vulnerando el derecho a vivir dignamente. Por tal motivo en el país y sobre todo en el Departamento de Putumayo derechos como la vida, la libertad, la educación, la alimentación, la salud han venido presentando muchas problemáticas debido a muchos factores relacionados con las bandas criminales y las pésimas administraciones del gobierno de turno. Estos factores claros son muy particulares en que los derechos de los residentes del departamento del Putumayo no se respeten, debido a que nadie puede expresar sus ideas y pensamientos de forma objetiva, es decir si un individuo explícitamente en una región del departamento habla sobre los peligros eminentes de la deforestación, o presenta campañas en pro a mejorar los ecosistemas naturales y ambientales pero infortunadamente existan contradictorios a dichas pretensiones se empiezan a ver dificultades de orden existencial, asimismo si concurren personas que denuncien irregularidades administrativas también se tienen problemas de seguridad. Por último el mejor mecanismo para el ejercicio y la protección de los derechos humanos en el Putumayo es empezando desde casa, los padres de familia de los nuevos líderes del mañana tienen la tarea de concienciar, de educar en el hogar, ya que los niños desde su vivienda aprenden hacer honestos, a ser tolerantes, disciplinados con una axiología amplia para contribuir en la sociedad y que esos valores se complementen en las buenas prácticas escolares, en las relaciones interpersonales con el otro, en ser sociable, en tener plusvalía con la sociedad, aprendiendo a respetar a los demás y contribuir con una paz estable y duradera, ya que la mejor defensa de los derechos humanos es tener una sociedad altruista, generosa que no emita violencia, guerra, sino paz, tolerancia, respeto, honestidad y sobre todo sentido de pertenencia por los recursos tangibles y abstractos de nuestro departamento y sobre todo la Nación.

Autor: Carlos Oliver Chacón Ramírez